Cómo conservar el vino correctamente en casa

Si te gusta el vino, seguramente tengas en tu casa más de una botella guardada esperando a que se presente alguna ocasión para abrirla. Además te estarás preguntando mil veces como conservar el vino correctamente en casa para su perfecto almacenamiento. En general, a menos que sea un vino de guarda (que es aquel con unas aptitudes adecuadas para su envejecimiento en botella), los vinos salen de las bodegas al mercado en su momento óptimo de consumo.

Dependiendo de cada vino, unos son aconsejables beberlos en el mismo año de compra y otros pueden conservar sus propiedades organolépticas perfectamente durante bastante tiempo, siempre y cuando su conservación sea óptima. Siempre hay que tener en cuenta en cuenta la añada, zona procedencia, variedad de uva, crianza y lugar previo donde ha estado almacenada la botella antes (de ahí que no es lo mismo comprar el vino en un supermercado que en la propia bodega, donde siempre podremos tener la seguridad que ha estado conservado en las condiciones más óptimas posibles).

Es ahí donde tenemos que plantearnos que, si queremos guardar vinos en nuestra casa, ¿cuál es la mejor manera para hacerlo?

Lo ideal sería poder contar con una cava de vinos (una especie de nevera especializada para la guarda de botellas) que tenga la capacidad de mantener diferentes temperaturas para la correcta conservación de cada tipo de vino. Incluso muebles vinotecas en casa para su correcta posición. Pero no todo el mundo cuenta con ellas en sus casas o prefiere guardarlas de otra manera. Aquí os dejamos algunos tips para que nuestros vinos se conserven perfectamente hasta el momento en el que queramos degustarlos.

somm-restaurant

POSICIÓN PARA GUARDAR VINOS

En general, las botellas siempre tienen que estar colocadas acostadas, para que el vino esté en contacto con el corcho, para que éste siempre esté húmedo e impida el paso de aire en el interior de la botella. Nunca hay que guardar botellas de pie, ni dadas la vuelta. Lo mejor es que estén en posición horizontal y ligeramente inclinadas en un ángulo de 50 grados.

Hay una excepción con los vinos espumosos, ya que muchos conocedores comentan que es preferible mantenerlos en posición vertical.

En el caso de no tener corcho, como las botellas con rosca, éstas podrían conservarse en posición vertical sin problema.

TEMPERATURA

Lo mejor sería mantener cada tipo de vino a su temperatura ideal. Pero eso solamente es posible si se tiene una cava de vinos en casa. Lo importante es que en general las botellas se mantengan en una temperatura constante entre los 12º y 16º, sin que sufra oscilaciones térmicas, con una humedad media de un 70%. Lejos de sistemas de calefacción y aparatos de aire acondicionado. De ahí que lo mejor es no guardarlos nunca en la cocina o en una estancia de la casa donde las temperaturas puedan tener cambios bruscos. Lo mejor es almacenarlos en una bodega, trastero o sótano (bien acondicionados). Muchos dicen que el lugar ideal es el cajón de los zapatos.

¿Y SI LA BOTELLA ESTÁ ABIERTA PERO AÚN QUEDA VINO?

En este caso, lo mejor es utilizar sistemas como tapones o bombas de vacío, con los que el vino puede aguantar unos días, siempre teniendo en cuenta que será complicado que sepa y huela como al principio.

Las botellas de vino tinto pueden conservarse unos días fuera de la nevera, a temperatura ambiente y constante, con el corcho puesto. Los blancos y rosados, mejor dentro del frigorífico, también bien tapados.

Si es una botella de vino espumoso, para que no pierda el gas lo mejor es taparla y consumirla en las siguientes 24 horas a su apertura. La técnica de la cucharita no suele funcionar ni es un método contrastado que realmente funcione.

Tiempo de Conserva, Luces, ruido, olores y movimientos:

Depende mucho del tipo de vino y las condiciones de cada botella. En general, los vinos jóvenes habría que beberlos en el mismo año de su compra, los crianzas pueden conservarse durante los siguientes 5 años, y los reserva y gran reserva entre 10 y 15 años aproximadamente.

Cuanto más evitemos los ruidos y la exposición de luz intensa, mucho mejor. Los vinos necesitan quietud y calma, oscuridad o luz tenue y tranquilidad. Cuanto menos se muevan las botellas y reciban las menores alteraciones de movimiento, mejor se conservarán. A su vez, lo ideal es que estén almacenados en un lugar ventilado, sin olores fuertes ni extraños que puedan alterar la calidad del vino.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Los vinos de Rioja: Características, historia y variedades

Los Vinos e Historia de Mar de Frades