DIFERENCIAS ENTRE VITICULTURA ECOLÓGICA Y LA VITICULTURA TRADICIONAL

Los vinos ecológicos cada vez están más de moda. Hace tiempo que empezó a verse el auge de este tipo de cultivo, debido a la gran demanda e interés que existía por ellos en el mercado internacional, ya fuera por motivos ideológicos, de salud, o de estatus. En España cada vez más viticultores han decidido volver a los orígenes, cuidando sus viñas como sus antecesores, sin aditivos ni pesticidas, promoviendo una agricultura ecológica.

Lo cierto es que en nuestro país encontramos las condiciones perfectas para la elaboración de vinos ecológicos, dada la climatología favorable con la que contamos y los diferentes sistemas de producción en la vid. Hay que tener en cuenta además que para que un vino sea considerado ecológico y por tanto pueda lucir su sello, este tiene que seguir unos parámetros establecidos, y su labor ser regulada por las diferentes normas impuestas por los organismos oficiales.

En 1989 fue aprobada en España la denominación genérica «Agricultura Ecológica» y su Consejo Regulador

En cuanto a su consumo, cada vez va ganando más adeptos, asegurando que gracias al cultivo ecológico el vino cuenta con unas propiedades organolépticas que lo hacen especial del resto. Los primeros vinos ecológicos de nuestro país no fueron muy bien aceptados, pero cada vez se ha ido afinando más su elaboración. Aun así, a pesar de que cada vez la gente los empieza a conocer y aceptar un poco más, a nivel nacional el porcentaje de consumo es bastante bajo, destinándose más del 80% de la producción española de este tipo de vinos a la exportación.

Llegados a este punto conviene preguntarse, ¿cuál es la diferencia entre el vino elaborado a partir del cultivo tradicional y el vino ecológico?

LEER  Cómo conservar el vino correctamente en casa

Una de las grandes distinciones entre unos y otros es que el sulfuroso añadido es menor en los vinos ecológicos que en los tradicionales. Y para que un vino sea considerado ecológico, en las uvas y la tierra que le han dado origen no está permitido que se utilice ningún tipo de producto químico, fertilizantes, plaguicidas, etc.

Para que un viñedo pueda obtener cultivo ecológico, este debe de pasar por controles durante varios años. Primero, hay que purgar el suelo para eliminar cualquier resto no orgánico. Este tiene que estar limpio de productos químicos y las cepas que en él crezcan tienen que tener una altura determinada, para así evitar las posibles plagas.

vinos-biodinamicos-ecologicos

En el momento de la vendimia, las uvas tienen que ser transportadas directamente a la bodega, para evitar cualquier posible alteración o contaminación de las mismas, en cajas apilables y que faciliten la limpieza.

El prensado de las mismas no puede dañar los componentes sólidos y en su fermentación, esta tiene que darse con las levaduras naturales existentes en el mosto y levaduras autóctonas seleccionadas. Todo debe ser controlado, así como la filtración, las técnicas de frío, clarificación, trasiego, almacenaje, etc.

Por ello, no todo se queda en la vid, ya que para poder obtener un vino ecológico, todos los materiales, depósitos, etc. utilizados para su elaboración tampoco pueden haber tenido contacto alguno con elementos que puedan contaminar dicho proceso. La idea es crear un marco sostenible y causar el menor impacto posible en el medio ambiente.

Los vinos biodinámicos

Otro tipo de vinos que van más allá del hecho de ser ecológicos son los biodinámicos. Dicha agricultura se basa en las teorías del filósofo austriaco Rudolf Steiner, padre de la “antroposofía”. Su idea se basaba en la posibilidad de mantener una armonía en los procesos de elaboración con el entorno, consiguiendo un equilibrio que respetara el mundo animal, vegetal y mineral, teniendo a su vez en cuenta el cosmos, los planetas y el calendario lunar.

LEER  Los 13 mejores vinos para el Verano

En estos vinos, su vendimia debe ser manual, el abono de sus viñas siempre tiene que ser animal y el azufre utilizado en bodega tiene que ser mínimo. Además, el enólogo no puede corregir la acidez de los vinos ni añadir ácido sórbico.

Los vinos ecológicos no son fáciles de elaborar, y requieren una gran inversión por parte de las bodegas, pero por suerte (sobre todo para el medio ambiente) su elaboración cada vez está más en auge y la filosofía de respeto a la tierra y al entorno que nos rodea ha permitido que volvamos al origen, seamos más conscientes de la escasez de recursos y promulguemos más un cuidado sostenible de la vid.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Carnaval de Haro 2017

Ideas para regalar por el Día del Padre