El arroz: Imprescindible en la dieta de la humanidad

 ¿Cómo te gusta el arroz? Caldoso, seco, meloso… El arroz constituye la fuente de alimentación más importante del planeta, para que nos hagamos una idea de su alcance, hay países asiáticos donde el arroz forma parte del 75% de las proteínas que ingiere diariamente de su población.

Según informe de la FAO, en el mundo se producen cerca de 500 millones de toneladas de arroz procesado al año, que si lo dividimos entre los casi 7.500 millones de habitantes que estamos a punto de alcanzar, cada habitante consumiría en promedio unos 65 kilos de arroz al año, mucho ¿no?

 

Existen más de 10.000 variedades diferentes de arroz en el mundo ¿cuál elegimos? Difícil decisión

 

Sin embargo, tenemos que ir a lo sencillo, al arroz que podemos encontrar en las estanterías de los supermercados, básicamente los podemos dividir en la longitud del grano: corto o redondo, medio o bomba, largo tipo basmati, salvaje y por último el arroz integral.

Cocinar bien el arroz es realmente un arte, posiblemente el arroz sea uno de los productos en la cocina más traicioneros, fácilmente se nos puede pasar y arruinar un plato y todo el esfuerzo que previamente hemos realizado, por eso, por su grado de dificultad, es importante conocer previamente el tipo de arroz que vamos a utilizar y si nos queda en su punto justo será todo un éxito.

El plato español más internacional es la paella, los muy puritanos buscan el arroz de la variedad Sénia, clasificado entre los de grano medio. Este arroz se caracteriza por su alta capacidad de absorber los sabores que le rodean pero es muy delicado en cuanto al punto de cocción, por lo que solo deben utilizarse cuando ya tenemos suficiente experiencia. En general los arroces cortos y medios absorben mejor el sabor que los largos. Hoy en día también podemos encontrar estos arroces vaporizados, es decir, sometidos a una precocción para evitar que se abran demasiado, pero este tratamiento también provoca un endurecimiento del grano y no absorbe tanto como el natural.

LEER  [:es]Cómo preparar un buen gin tonic[:]

variedades-de-arroz

Los arroces cortos tienen mayor cantidad de almidón, lo que se traduce en que son más pegajosos una vez cocidos, los de grano largo quedan más sueltos y se cohesionan menos.

Por lo tanto, ya tenemos la primera y muy importante pista del tipo de arroz que tenemos que utilizar en nuestro plato. Si queremos que los granos permanezcan unidos o suelten mucho almidón, los de variedad corta mejor, si queremos que se queden solo ligeramente pegajosos los de tipo medio y si queremos un arroz suelto usaremos los de tipo largo.

Pero también en la forma de cocinarlo modificaremos su aspecto, por ejemplo, si queremos un arroz tipo risoto lo movemos permanentemente para que suelte la mayor cantidad posible de almidón y lo ayudamos al final con una pequeña cantidad de materia grasa, si queremos que el arroz quede suelto, además de elegir el arroz adecuado lo coceremos tapado y con el agua justa para que al acabar la cocción esté prácticamente seco. El intermedio es la adherencia de los granos como en la paella, ni sueltos ni pegajosos, donde no moveremos el arroz salvo para distribuirlo uniformemente al principio.

En general, la norma para diferenciar cada uno de los acabados es la cantidad de agua en relación a la cantidad de arroz, pero ojo, cada tipo de arroz absorbe diferente cantidad de agua, por lo que tenemos que asegurarnos previamente, pero si usamos un arroz de largo medio tipo bomba que es el más común de uso en España, para un arroz caldoso utilizaríamos 80 gr de arroz y 500 cc. de caldo, en cambio, para un arroz seco serían 250 cc. de caldo y para un arroz meloso, además de removerlo constantemente, añadiríamos unos 350 cc. de caldo.

LEER  Con qué vino acompañar un gazpacho español

planta-arroz

De cualquier forma, para dejar el arroz en el punto que más nos guste, lo mejor es probarlo a partir de los 15 minutos de cocción, coger unos granitos y ver su textura, teniendo en cuenta que si al apagar el fuego dejamos el arroz tapado, seguirá absorbiendo humedad y terminará de cocerse.

Otra norma importante es que si tenemos que añadir caldo al arroz en cocción siempre debe estar muy caliente, casi al punto de ebullición y si tenemos que añadir caldo a la paella, no lo hagamos encima de los granos de arroz sino por los bordes laterales inclinados. Si mojamos el arroz solo conseguiremos lavarlo y perder toda la sustancia que el grano tenía adherida.

Por último, no podemos dejar de hablar en este blog del famoso “vino de arroz” una bebida con más de 5.000 años de antigüedad, cuya graduación alcohólica oscila entre los 14º y los 25º, donde los más conocidos son el shake y el mirim, este último se utiliza como saborizante y aglutinador en el shusi, por lo que ambos maridan perfectamente con esta típica comida japonesa.

——————————————————————————————————————————————————————

Más información sobre nuestra empresa:

¿QUIÉNES SOMOS?
PREGUNTAS FRECUENTES
CÓMO COMPRAR
PROMOCIONES
ENVÍO

Written by Redacción

· Obsesión por promocionar la cultura del vino ·

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

¡El amor y el vino son perfectos aliados!

Carnaval de Haro 2017